Inicio
Blog
¿Qué es una lista negra o blacklist?
Soporte Técnico

¿Qué es una lista negra o blacklist?

Las lista negra o blacklists (también llamadas blocklists en inglés) son un compendio de direcciones IP que han sido identificadas por proveedores de servicios por Internet (Internet Service Providers o ISPs, por sus siglas en inglés, como Google o Outlook) como responsables del envío de correo basura.

En otras palabras, las blacklists de IP son unas herramientas antispam destinadas a evitar el envío de correos no deseados. Si una dirección IP forma parte de la lista negra de un ISP, quiere decir que ese ISP ha marcado al remitente como un spammer. Parece sencillo entender, por tanto, ¿por qué caer en una lista negra es una de las mayores pesadillas de un profesional del marketing?

No sólo una dirección IP puede formar parte de una lista negra, sino que también pueden hacerlo los nombres de dominio. Esto quiere decir que, aunque enviemos nuestros correos electrónicos desde una IP diferente, nuestros correos pueden seguir siendo recogidos por estas blacklists, que impedirán que nuestros mensajes lleguen a su destino.

¿Cuál es la diferencia entre una blocklist y una blacklist o lista negra?

Realmente, ninguna. Blacklist y blocklist son términos utilizados en inglés para hacer referencia a las listas de direcciones de email que los proveedores de Internet reconocen como remitentes de spam, lo que en español conocemos habitualmente como lista negra.

En los últimos tiempos, se ha extendido el uso de blocklist y otros términos en español como «listas de bloqueo», «listas de exclusión» o «listas de direcciones que envían spam» como parte de un esfuerzo más amplio de la industria tecnológica para adoptar un lenguaje más respetuoso e inclusivo.

¿Por qué está mi dirección IP o mi nombre de dominio en una blacklist?

Existen varios motivos por los que nuestra dirección IP o el nombre de nuestro dominio puede acabar en una lista negra.

Envío de emails no deseados

En primer lugar se encuentra la opción más obvia: que estemos mandando correo basura a nuestros contactos. Si muchos de nuestros contactos mandan nuestros mensajes a la carpeta de spam, el ISP o servidores de correo (Gmail, Hotmail, Yahoo…) se percatará y corremos el riesgo de caer en una blacklist.

En algunas ocasiones, no se trata de que el contenido de nuestros mensajes sea directamente correo basura (aunque ciertas palabras pueden activar las alarmas del spam), sino que estamos enviándole los emails a gente que no tiene el más mínimo interés en recibirlos, por ejemplo, porque hayamos comprado una lista de contactos. Esto puede llevarles a marcarnos como remitentes fraudulentos y poner en jaque nuestra entregabilidad.

Víctimas del phishing

Otro de los motivos por lo que podemos acabar en una lista negra es porque hayamos sido víctimas de lo que se conoce como phishing o suplantación de identidad. En ocasiones, nuestras cuentas de email pueden ser hackeadas y nuestra dirección de correo electrónico usada para enviar correo basura sin que nosotros nos demos cuenta. Por eso, si tenemos la sospecha de que se están mandando mensajes en nuestro nombre, es conveniente que limpiemos nuestros equipos del malware que puede estar tomando control de nuestra cuenta.

IP marcada por error

También hay ocasiones en las que nuestra dirección IP cae en una blacklist porque se encuentra en las cercanías de otras que de hecho sí envían spam. En ciertas ocasiones, no sólo la dirección IP responsable es incluida en la lista negra, sino que el cerco se extiende a múltiples direcciones IPs similares. Otras veces, nuestra dirección IP está en una base de datos de una blacklist puesto que el usuario anterior de esa IP hizo un uso fraudulento de ella.

Cambios en las normas de spam

Sin embargo, en ocasiones nuestra caída en una lista negra se debe a factores fuera de nuestro control, como un cambio en las políticas de spam o en los algoritmos de seguridad de los ISPs. En estos casos, incluso los remitentes más cuidadosos pueden acabar viéndose afectados, por lo que es importante seguir los consejos que te proponemos para mantener tu correo a salvo.

Lista negra o blacklists

¿Cómo puedo saber si estoy en una lista negra?

Si tenemos sospechas de que nuestro correo electrónico no está llegando a buen puerto, lo primero que debemos hacer es comprobar que nuestra dirección IP y nuestro nombre de dominio no se encuentran en una lista negra.

Existen numerosas blacklists, aunque la mayoría de los ISPs utilizan las listas más grandes y de mayor reputación, como Spamhaus, DNSBL o Spamcop. Para comprobar si formamos parte de alguna de ellas, podemos usar páginas como Blacklistalert.org, MultiRBL.valliMxToolBox para hacer un blacklist check. En ellas, con tan solo introducir nuestra dirección IP o nombre de dominio, podremos ver su estado en un gran número de listas negras.

¿Qué puedo hacer si estoy en una blacklist?

Si efectivamente nuestra información se encuentra en las bases de datos de alguna lista negra de spam, tendremos que ponernos en contacto con los administradores de las diferentes listas para solicitar que nos borren. Esto no siempre es fácil, por lo que, cuando se trata de las blacklist, siempre es mejor prevenir que curar.

Una de las bondades del servicio de nuestra oferta integradora de soporte técnico es monitorear y ayudar a que su IP no caiga más en lista negra, y a la vez, corregir los problemas de configuracion de su servidor de correo. Es mucho más barato pagar una pequeña cantidad mensualmente contratando el servicio nuestro que estar sin poder entregar correos pues estes en lista negra.

¿Cómo puedo evitar caer en una lista negra?

Si tu dirección IP o nombre de dominio no está en una lista negra, o has conseguido que sea borrado, ¡enhorabuena! Ahora, solo tienes que evitar volver a caer. Y para ello, debes conocer (¡y seguir!) las buenas prácticas en entregabilidad y envío de emails.

Hemos escrito algunos consejos específicos a las listas negras que pueden ayudarte:

  • Pídele a los usuarios que te agreguen: Lograr que tus clientes añadan tu dirección de remitente a su libreta de direcciones aumenta tu entregabilidad, ya que los ISPs te verán como un contacto personal de este cliente individual. Además, de esta manera, tus correos quedarán afuera de la pestaña de promociones y en la bandeja de entrada.
  • No utilices acortadores de enlaces: Los acortadores de enlaces pueden ser extremadamente útiles para acortar URLs largas, pero pueden ser perjudiciales a ojos de un ISP. Estos enlaces acortados enmascaran las URLs originales, lo cual ayuda a los spammers a ocultar la URL usada en sus CTAs, por ejemplo. No todas las listas negras toman esto en cuenta, pero siempre es más seguro mantenerse alejado de los enlaces acortados.
  • Administra las cancelaciones de subscripción: Administra regularmente tu lista de contactos para asegurarte que está actualizada y que todos los correos dados de baja y rebotados son quitados de la lista. Enviar emails a clientes que han cancelado su suscripción daña su confianza en ti y afecta a tu entregabilidad.
  • Monitoriza tu estatus en las listas negras: Otro punto importante es monitorizar de forma habitual tu estatus en las listas negras y tu reputación de remitente. Una vez por semana, utiliza sitios como Return Path para revisar tu dirección IP en estas bases de datos y asegurarte que no estás en una lista negra.
  • Mantente al día sobre las tendencias en el spam: Los ISPs refinan continuamente sus algoritmos antispam para combatir los intentos de los spammers. Aunque no podemos saber exactamente qué cambios implementan, siempre es recomendable mantenernos al día sobre las últimas tendencias en entregabilidad, spam y temas de seguridad.

¿Cómo puede ayudarme Dofleini?

Para evitar estos problemas de entregabilidad y ayudar a nuestros clientes, en Dofleini prestamos un servicio de oferta integradora de soporte técnico en el cual mes a mes nuestro equipo de expertos trabajan a diario para gestionar la reputación y los envíos de nuestros clientes e IPs compartidas. De esta forma, ayudamos a que las empresas cumplan con las normativas necesarias para que no caer en lista negras y, a la vez, asesoramos la corrección de todos los problemas de su ecosistema informático.

Al mismo tiempo, mantenemos una relación muy cercana con los ISPs, que nos permiten gestionar y prevenir problemas como este, que pueden afectar a la estrategia de emailing de nuestros clientes. Eso nos permite ofrecer a nuestros usuarios una entregabilidad y un soporte de primera.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 4

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Siento que este contenido no te haya sido útil!

¡Déjame mejorar este contenido!

Dime, ¿cómo puedo mejorar este contenido?

Déjanos tu comentario

Daisy Diana Vargas Vento

“De Dofleini Software hemos aprendido la competitividad que exige este mercado”

Daisy Diana Vargas Vento Subdirectora de la División Integradora de Negocios de Desoft